Breve Historia de la Fundación

Puede afirmarse que la Fundación es continuidad natural de la revista Puro Cuento, creada y dirigida en Buenos Aires por Mempo Giardinelli en 1986 y a cuyo amparo se abrieron algunas bibliotecas en el Nordeste Argentino.

En 1991 la revista puso en marcha la 1ª Encuesta Nacional de Lectura, cuyos resultados no pudieron darse a conocer porque la revista fue discontinuada a fines de 1992 a causa de la crisis económica que por entonces hacía estragos con los pequeños emprendimientos y comenzaba la destrucción de la economía argentina.

Tras el cierre de la publicación, y ya en la Ciudad de Resistencia, en 1996 un grupo de voluntarios acompañó al escritor en la organización del 1er.Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura, evento que se consolidó hasta dar origen a la Fundación en base a un proyecto de promoción lectora más abarcativo y capaz de desarrollar actividades durante todo el año.

Así nació la Fundación, que toma su actual forma jurídica y fiscal en marzo de 1999, a partir de un primer fondo constituído por su fundador después de ser galardonado en Venezuela con el Premio Rómulo Gallegos, y de su decisión de legar en vida su biblioteca personal y ponerla al servicio de la comunidad.

Para completar la información histórica de la labor de la institución, hacer click en: Boletines

Historia de la Casa de la Fundación

Cuando aún no se constituía bajo la forma jurídica de una ONG, los primeros voluntarios trabajaban desde sus hogares. En 1999 una importante librería de Resistencia (Librería de La Paz) cedió gratuitamente una pequeña oficina en los altos de su local comercial de la Avenida 9 de Julio, y desde ese modesto espacio se coordinaron el primer Otoño Literario y la primera Primavera de Literatura Infantil, y se comenzó con la donación de libros a bibliotecas. En 2000 un miembro de la institución, la Arquitecta Marta Giró, puso a disposición gratuita un departamento en la calle Mendoza 145.

Ya por entonces se realizaban gestiones ante el Gobierno de la Provincia del Chaco a fin de que se donara un edificio donde instalar la biblioteca. La acogida favorable por parte de las autoridades de la época, encabezadas por el entonces gobernador, Ángel Rozas, y sobre todo por quien fue la impulsora original de esa donación, la Subsecretaria de Cultura Prof. Marilyn Cristófani, permitió que en septiembre de 2001 la Provincia cediera en comodato a la Fundación, por 50 años, el viejo edificio de la calle José María Paz 355 donde durante muchos años había funcionado la División Identificaciones de la Policía del Chaco.

Ubicado en pleno centro de la ciudad, a lo largo de varias décadas el edificio tuvo mala reputación, particularmente durante la última Dictadura Militar. Con la Democracia, el edificio fue clausurado y, aunque se le hicieron arreglos provisorios, desde 1995 estaba cerrado debido al avanzado deterioro y peligro de derrumbe. Si bien el estado de abandono desaconsejaba su recuperación, ante el ofrecimiento la Fundación decidió hacerse cargo, con la idea de algún día levantar allí una nueva construcción que preservara solamente la fachada, basados en un ambicioso proyecto realizado por dos prestigiosas arquitectas chaqueñas: Graciela Díaz y Pamela Lattman.

La durísima crisis que vivió la Argentina en 2001, sin embargo, y la imposibilidad de lograr financiamientos internacionales, obligaron a cancelar aquel proyecto. Durante 2002 y 2003 apenas se pudo limpiar parcialmente el inmueble, que estaba lleno de escombros, y se lo cerró para evitar intrusiones.

En agosto de 2003 se realizaron nuevos estudios, a cargo de ingenieros amigos de la Fundación, y en octubre de ese año, ayudados solidariamente por el Ingeniero Ricardo Siri y el arquitecto Oscar Arbino, de la empresa ARYSA SRL, se decidió la recuperación progresiva del edificio y el respeto a su aspecto exterior original, que data de 1934.

Las obras se iniciaron de inmediato y al día de hoy no han terminado, aunque desde Septiembre de 2004 funcionaen la casa la administración de la Fundación.

Posteriormente, en 2006 y gracias a donaciones de residentes y amigos de los Estados Unidos, Holanda e Italia, se pudo terminar un aula multipropósito al fondo del edificio, en el sector donde estuvieron las celdas. Allí se reconvirtió la mitad de los cubículos en un aula apta para clases y reuniones de hasta 60 personas: la actual Sala Gies-Maagdenhuis, llamada así en honor de los donantes holandeses y norteamericanos que financiaron esa parte de la obra. En la otra mitad se abrió un patio interior (y se preservó una celda como testimonio) llamado Patio de la Memoria.

fundacion mempo giardinelli edificio fundacion mempo giardinelli edificio

A la vez se continuaron las gestiones para lograr que el comodato se convirtiera en propiedad institucional, lo que se concretó el 13 de agosto de 2008, en vísperas del 13º Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura, cuando la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco sancionó —por unanimidad de votos— la Ley Nº 6.193/08, por la que el Estado chaqueño transfirió definitivamente el inmueble de la calle José María Paz 355 de la ciudad de Resistencia a la Fundación Mempo Giardinelli.

Esta transferencia de dominio significa que la Fundación puede disponer sustentablemente del espacio para la Biblioteca donada por su presidente, así como aulas para labor académica, un auditorio para 140 personas y salas de lectura, computación y exposiciones. Esta ley implica el reconocimiento, por parte del Estado, de la labor desarrollada por la Fundación desde finales del siglo pasado.

Las obras en marcha contemplan la recuperación estructural y refacción integral del cuerpo principal de la Planta Baja, con equipamiento de las tres grandes áreas en que se divide: Sala de Exposiciones y de Lectura; Auditorio-Teatro; y Biblioteca- Audiovideoteca. Asimismo, se está terminando la refacción de la Planta Alta, donde se espera habilitar una sala de exposiciones.

»Volver al Inicio